Misterio

Todo echó a andar una fría noche de enero del año 2000, aquella frialdad bien podía ser por las bajas temperaturas de un mes de enero o quizás más bien por los nervios de aquella primera vez. “Todos mirando contra la pared” dijo Rafael, quien venía con su cuñado, del cuerpo de capataces y costalero respectivamente de la Virgen del Rosario de la Hermandad de Montesión de Sevilla. Con ellos asistimos a unas intensas sesiones sobre todo lo que conlleva el mundo del costal.

El grupo fue cuajando poco a poco, impulsado por la ilusión y la progresión que se iba experimentando ensayo tras ensayo, hasta aquel 20 de abril del año 2000 cuando las puertas de Santa Teresa se abrieron para que Úbeda pudiera contemplar por primera vez a Nuestro Señor en su Sentencia caminando por sus calles. Imposible describir las sensaciones vividas en aquella primera Madrugá. Sensaciones que perduraron durante cada día del año anhelando que llegasen de nuevo los ensayos para la próxima Madrugá. En esa primera salida aunque escasa en número de costaleros, tan solo había 37, cuando el paso calzaba 40, ahí estuvieron nuestros hermanos de la Hermandad de la Sentencia de Almería, capitaneados por Juanma y Félix, para ayudar a que aquel proyecto fuese una realidad.

Aquel primer año, el inmenso barco salió en carpintería con la imagen de Nuestro Señor en su Sentencia y unos candelabros prestados por la Cofradía de la Expiración de Jaén. En los años siguientes el proyecto continuó completándose con las imágenes secundarias, candelabros, talla del canasto, dorado,… Y como contrapartida a lo estético, llegaban más y más kilos, pero ahí estaba la cuadrilla que supo avanzar tanto en la técnica como en aguantar el peso que cada vez se iba incrementando.

No podemos olvidar que a pesar de contar materialmente solo con 8 trabajaderas, cada Madrugá se une nuestra novena trabajadera, nuestra Banda de Cornetas y Tambores María Santísima de las Penas, quien con sus sones hacen más llevadero nuestro esfuerzo.

La cuadrilla ha vivido muchos momentos importantes a lo largo de su joven historia, como aquella Madrugá del año 2002, en la que por primera vez la Hermandad se quedó en Santa Teresa sin poder hacer Estación de Penitencia debido a la climatología adversa que había aquella noche. Noche de tristeza y Penas, a pesar de no encontrarse por entonces entre nosotros nuestra titular, noche en la que se venía a la cabeza el largo tiempo que quedaba por delante para que pudiéramos volver a estar ante el Santísimo Sacramento y que nuestras monjitas pudiesen contemplar el rostro de Nuestro Señor en su Sentencia. Aquella Madrugá fue especial, a pesar de no poder procesionar, los momentos vividos en el interior del templo junto a nuestro Titular nos enseñaron que hay muchas formas de hacer hermandad.

Si hemos de destacar un momento a lo largo del recorrido nos quedamos con el trayecto de Juan Pasquau a su paso por el Palacio de los Condes de Guadiana hasta salir al Real, donde el paso parece ser más grande que la calle, lo que complica enormemente el trabajo del costalero, pero una perfecta complicidad entre costaleros y el cuerpo de capataces hace que con maestría el paso llegue hasta la calle Real para poder continuar con su discurrir de vuelta hacia su barrio.

Es de resaltar también el estudio que realizó a nuestra cuadrilla en los primeros años, nuestro hermano David Luis Sánchez Latorre, lo que dio lugar a la publicación del libro La actividad física de los costaleros. Un estudio real. Una experiencia inolvidable dentro del mundo del costal que muy pocas cuadrillas han tenido la suerte de experimentar.

Aún queda mucho por hacer en nuestra cuadrilla pero tenemos que seguir avanzando poco a poco y siempre de frente. No podemos dejar de citar a nuestro compañero de trabajaderas José Carlos Martos Moreno, quien desde el inicio se hizo responsable de la cuadrilla bajo el paso y así lo ha venido desarrollando año tras año con la ayuda de algunos compañeros más.

Actualmente la cuadrilla está formada por 69 costaleros.
Vocal de costaleros: Juan Manuel Ráez Martínez
Capataz: Manuel Jesús Ruiz López
Auxiliares: José María Murciano Bellón, Antonio Moyar López y Juan Carlos Pérez Lara

 

Autor: Manuel Jesús Ruiz López

Hablamos

 644773041